viernes, 17 de noviembre de 2006

-tema que aborda la película

A pesar de lo que se le ha teñido a Chaplin de rojo, este no es un film propagandístico, sino social, y es precisamente el final de la película lo que nos da pie a asegurarlo. Mientras la gran mayoría de las películas militantes tienen como moraleja la "insurrección", la "revolución", la "lucha", este film culmina con una cierta adaptación a este medio hostil.